Rosquillas de l’empordà
Preparación: 35 minutos
Porción: 20
Dificultad: Baja

Rosquillas de l’empordà

Los beneficios para la salud del aceite de oliva incluyen el tratamiento del cáncer de colon y de mama , la diabetes , los problemas cardíacos , la artritis y el colesterol alto. También ayuda a perder peso , mejora el metabolismo , la digestión y previene el envejecimiento. Es un ingrediente básico para muchas preparaciones culinarias y también sirve para una variedad de propósitos medicinales.

¡Asimila todos estos beneficios preparando esta deliciosa receta y compartiéndola con toda tú familia!

En nuestro blog puedes ver otras recetas Postres PULSA AQÚI. Si te gusta esta receta, no dudes en consultar más en nuestra PAGINA DE RECETAS GRATIS.

Ingredientes para Rosquillas de lempordà

  • 700 gramos de harina para repostería
  • 100 gramos azúcar
  • 50 gramos de levadura en polvo (para panadería)
  • 5 huevos
  • 1/4 vaso de leche
  • 1/4 vaso de agua tíbia Limón
  • Anís (opcional) Sal
  • Aceite virgen de oliva

Elaboración   de Rosquillas de lempordà

1 Rosquillas de l’empordà separamos 200 gramos de harina que tamizamos en un bol con la levadura y el cuarto de vaso de agua tíbia. Amasamos hasta que quede flexible. Si hace falta más agua la añadimos simplemente mojándonos la punta de los dedos y salpicando la masa. Dejaremos reposar en un lugar a temperatura ambiente, cubierto por un paño, hasta que la masa suba el doble de su volumen original.

2 Cuando esto ocurra – con dos horas debería ser más que suficiente – añadiremos los huevo, la leche, la piel rayada de un limón y si queremos un chupito pequeño de anís. Además incorporaremos sal, sólamente la punta de una cucharilla de café. Amasamos de nuevo y la masa se pegará a nuestros dedos. Con la otra mano vamos incorporando el medio kilo restante de harina pero siempre pasándola antes por el cedazo de malla fina. Se añade harina sólo hasta que la masa se despega con facilidad de nuestros dedos.

3 A veces el medio kilo en suficiente, a veces es necesario un poco más. Lo que sí es importante que detengamos la adición justo en el momento en que la masa no se adhiere. Lo seguimos trabajando – dadle una buena paliza, eso siempre se nota – y cuando la demos por finalizada la dejamos reposar otras dos horas.

4 Ahora vamos a freir las rosquillas. Cagemos masa y hacemos unas tiras redondeadas de unos 10 centímetros de largo. Mientras habremos puesto a calentar aceite en una paella grande, con al menos un dedo de fondo. Esto es importante ya que al tenerse que consumir en caliente debemos freir el mayor número posible de rosquillas a la vez y sobretodo que no se pegue al fondo, cosa que ocurriría si hubiera poco aceite.

5 Cerramos las Rosquillas de l’empordà en tiras para dar forma a la rosquilla e inmediatamente las ponemos a freir con un buen burbujeo del aceite. Cuando están doradas damos la vuelta y una vez finalizada la fritada extraemos y dejamos sobre un papel de cocina que absorba el aceite sobrante. Se espolvorea azúcar por encima – nada de azúcar glass, el normal – y ya están listos para comer antes de que se enfrien.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here