Frijoles Negros Refritos
Preparación: 45 minutos
Comensales: 8 personas
Cocción: 20 minutos

Frijoles Negros Refritos

Los frijoles negros refritos es un plato muy importante en la cocina de todo México porque se emplea con muchísima frecuencia. Los frijoles constituyen la base para muchísimas recetas ya que hay innumerables maneras de presentarlos.

El frijol recibe muchos nombres distintos en todo el mundo por ejemplo: fréjol, friojl, faba, alubia, judía, haricot, caraota, corot, fejol y frisol. Un dato curioso es que la flor del frijol se denomina purisco, nombre que dio origen al pueblo de Puriscal que anteriormente se caracterizaba por la siembra de este producto (Universidad de Costa Rica, 2008).

El frijol es un alimento básico en la dieta de los latinoamericanos debido a que es fuente de proteína, hierro vegetal, fibra, ácido fólico, tiamina, magnesio, potasio y zinc (Ulloa, Rosas, Ramírez y Ulloa, 2011). Además se ha documentado los beneficios de este alimento al prevenir enfermedades crónicas producto de su aporte de micronutrientes y su alto contenido de fibra, aminoácidos azufrados, taninos, fitoestrógenos y aminoácidos no esenciales (Rodríguez y Fernández, 2003).

TIP

Una variación: puedes incorporar trozos de chorizo frito a los frijoles y una lata pequeña de sardinas, también en forma de puré.

En nuestro blog puedes ver otras recetas de Vegetarianas .  PULSA AQÚI. Si te gusta esta receta, no dudes en consultar más en nuestra PAGINA DE RECETAS GRATIS.

Ingredientes para  Frijoles Negros Refritos

  • 2 tazas de frijoles negros
  • 100 g manteca de cerdo
  • 2 cebollas
  • 1 ramita de menta fresca (opcional)
  • 1 ramita de tomillo fresco (opcional
  • 250 g queso Cheddar rallado (opcional)
  • 3 dientes de ajo
  • Sal
  • 1 ramita de perejil fresco (opcional)
  • 3 tortillas

Elaboración   de  Frijoles Negros Refritos

1 Lavar los frijoles muy bien y remojarlos en agua fría durante ocho horas.

 

2 Cocerlos a fuego lento en una cazuela de barro con agua y una cebolla, las ramitas de menta, tomillo y perejil. Agregar agua caliente, si fuese necesario durante la cocción. Hervir con la cazuela tapada durante 2 horas o hasta que los frijoles estén tiernos.

 

3 Cuando empiecen a arrugarse, añadir una cucharada de manteca

 

 

4 Salar cuando los frijoles ya estén casi cocidos, Dejar hervir media hora más para que se sazonen y Desechar las hierbas.

 

5 Colar y aplastar los frijoles con una cuchara de madera o triturar en la procesadora de cocina si prefieres una textura más suave.

 

6 Calentar la manteca de cerdo en una sartén grande y profunda. Picar la otra cebolla y saltear hasta que quede muy tierna. Sazonar con sal y comino.

 

7 Añadir 1/4 de litro del caldo de cocción y los frijoles y freír hasta que se espesen y se pueda formar un rollito. Remover constantemente.

 

8 Si utilizas el queso, esparcir sobre los frijoles refritos y tapar la sartén hasta que se derrita. También se puede fundir el queso bajo el gratinador del horno a temperatura media.

 

9 Servir enseguida con triángulos de tortilla fritos y dorados en manteca llamados totopos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here